• Lorient 2009 Flickr

    DSC_1409DSC_1388DSC_1379DSC_1374DSC_1366DSC_1356DSC_1345DSC_1320DSC_1311DSC_1302DSC_1297DSC_1290DSC_1284DSC_1280DSC_0074DSC_0055DSC_0053DSC_0047IMG_5412IMG_5401

El Festival de Lorient y mi “Día de la Marmota”

Comu un Bill Murray de caleya enfrentaú a una marmota ensin priesa nenguna, cada 9 años alcuéntrome viaxando 1.000 kilómetros ta la Bretaña pa descubrir que’l Festival Intercélticu de Lorient ta dedicau a Galicia. Dalgún pue aconseyame que pa la próxima vegada güeye enantes el programa o que garre l’Alsa a Ribadeo que cuesta 3 euros y ta’l llau. Imposible, soi como’l cangrexu encarnau que en sintiendo la llamada del más acá tengo de poneme en marcha creyendo que nun hai meta, que’l propiu camín ye la meta.

Cartelo de la película

Güeyando’l llau lluminosu de la vida de los Monty Python esto ye sólo la segunda vez que me pasa y cada vegada voi mexorando un migayín. Nel 2000 viaxé xunto a otros 5 collacios n’una furgoneta que fue transporte y casa durante los 13 días del viaxe a la Bretaña (ríome yo del Gran Hermano). D’aquella viaxamos pensando que díbemos a una cita cola Hestoria, un llugar onde ser asturianu yera un Plus (en vez d’un Lidl), un sitiu onde la xente diba reconocenos como ciudadanos de una nación celta y celebraría con nos la xermandá de los pueblos n’una folixa de fama mundial.

Tres díez díes de comer llates de conserves traíes de casa, de compartir pintes de cerveza ente los cinco y de pasear incansablemente polos recintos extraxe varies conclusiones:
1. La cultura en Francia val perres. Un conciertu d’un grupu de Cornualles xunto a unu de Isla de Man costábate 1500 pesetes de les de entonces y, lo enxames visto, ¡había que pagar por escuchar grupus d’Asturies siendo asturianu!
2. Un Festival ye un festival en Xixón, en Laponia o en Nueva York. Esí que la espiritualidá celta tien que compartir espacios con cachivaches, puestos de Kebab (que nun comimos porque enxames los habíemos visto y teníen pintes sospechoses) y dalgún puestín de llibros y de caxigalines con trisqueles.
3. Los asturianos ellí yeremos españoles ensín más. Esplicar de qué parte de la península yéremos esixía un nivel de francés que escedía les nuestres posibilidades consistentes en “Bon jour” y “Mercí”.

Aún esí, pagó la pena sentise parte d’una comuña de xente de sitios tan alloñaos y descubrir que los bretones bailaben la Danza Prima, que los irlandeses llevaben al pescuezu el mesmu trisquel que nós y que a toos nos parecía tar visitando la casa d’un primu al que facía tiempu que no veíemos.

Dempués de 9 años la mi posición mexoró considerablemente. No sólo conseguí viaxar nel bus de la Delegación asturiana durante 15 entrañables hores ta Lorient sino que dispongo d’una habitación individual, con bañu compartíu con tola planta, na residencia d’un colexu a 50 minutos caleyando del Festival. Y pensar qu’habíen dalgunos que me decían qu’enxamas llegaría a nengún llau…pues polo pronto ya toi en Lorient dispuestu a descubrir que cambió n’estos años pa que no cambiara ná. Mañana más

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.